Close
Achís

Achís

Os voy a contar una historia…
Había una vez una madre que tenía la costumbre de decir «achís» cuando estornudaba. 
Había una vez un niño que escuché a su madre decir «achís» y se partió de risa. «Achís» pasó a ser su palabra favorita (de las cuatro que decía), y su madre lo fomentaba para hacerle reir. 
«Achís» servía para hacer sentadillas (aaaaa y te agachas, chissss y te levantas). 
«Achís» servía para calmar al niño cuando  estaba triste o enfadado.
«Achís» servía para casi todo… Hasta para llamar a mamá. Cuando mamá se acercaba a la cuna por la mañana, el bebé, antes de verla, decía: «achísss» con una sonrisa de oreja a oreja.
Cuando el bebé entraba en una habitación en la que estaba mamá, este decía con su mejor sonrisa: «achís».
Cuando volvía de paseo con su papá se recorría el pasillo llamando: ¡»Achís»! ¡»Achís»!
…Y en esas andan, entre la gracia que le hace a la madre de la historia que su hijo diga «achís» y la rabia que le da que no la llame «mamí» pero a papí sé le llame «papí».
 
Firmado:
Raquel Achís
¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

7 thoughts on “Achís

  1. jajajajaj creo q te voy a cambiar el nombre en el wasap xDDD
    Emma lleva unos d?as q en vez de decir "Pap?" lo dice a la gitana "P???pa", a ?l no le hace ni p*** gracia pero yo me descojono cada vez!!

  2. Qué bueno, achís como palabra de múltiples usos, así son los niños, graciosa historia, gracias por compartirla. saludos y buena tarde. Nuria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies