Close
El Señor Conejo y su fábrica de chocolate

El Señor Conejo y su fábrica de chocolate

El señor Conejo y su fábrica de chocolate encantará a pequeños y mayores porque son dos historias en una, mas todas las que cada uno quiera entresacar a la hora de contárselo a los niños. En mi caso, fue ver la portada y empezar a sonreír: un grupo de gallinas manifestándose, una en bikini, otra, en ropa de hacer gimnasia… y un conejo (el señor Conejo) alzando el huevo de la victoria. Y la cosa fue a mejor, claro.
Cualquier cosa que os pueda contar se va a quedar corta para lo mucho que me ha gustado este cuento y lo que me he reído, pero voy a intentarlo, a ver si alguno lo conocéis ya o lo leéis y os pasa como a mí.
La historia gira alrededor de un tema: ¿cómo se hacen los huevos de chocolate? ¡No me digáis que no es algo que todos os habéis preguntado! Pues os lo voy a contar así por encima, para que os hagáis una idea:
Resulta que «existe una fábrica, dirigida por un conejo (para ti, el Sr. Conejo). En la fábrica trabajan unos pollos…». Y como en todas las fábricas, hay distintos operarios, y todos son gallinas: los que se ocupan de preparar el chocolate con una receta secreta, los que comprimen el chocolate en tabletas, las ponedoras de huevos que se comen el chocolate, los empaquetadores y los transportistas. Ah, y no todos son gallinas, hay un unicornio que se llama Edgar, se ocupa del control de calidad. Vamos, todo muy normal y organizado.
 senor-conejo-fabrica-chocolate
Y como pasa muchas veces, el jefe es ambicioso y quiere más, y más, pero sin dar más. Os lo resumo: las gallinas se ponen en huelga, Edgar entra en crisis y el señor Conejo decide que no necesita a las gallinas para hacer huevos de chocolate… ¡Y hasta aquí puedo leer!
senor-conejo-fabrica-chocolate
Esto que os he contado es lo que es el texto como tal, pero aunque sea un cuento ilustrado, tiene un trasfondo de cómic de los de toda la vida, de humor tonto que te hace reír aunque no quieras. Las gallinas tienen sus problemas, hablan entre ellas, Debbie desaparece, se manifiestan con pancartas pidiendo más ensalada y menos chocolate… Y todo con unos dibujos tan sencillos y a la vez dotados de tanta vida, que no puedes dejar de mirarlos y analizar cada pequeño detalle para no perderte nada.
 senor-conejo-fabrica-chocolate

De verdad os lo recomiendo.

El sello B de Block, de Ediciones B, es el elegido para esta maravilla de cuento; y Elys Dolan, su autora e ilustradora, me tiene ganada para siempre con su humor y sus preciosas ilustraciones, representadas en estas gallinas atareadas y el altivo Sr. Conejo, sin olvidarnos del pobre Edgar, que está al borde del colapso por las estrafalarias ideas de su jefe.
Si he conseguido dejaros con el gusanillo, podéis pasaros por la web de Boolino para saber alguna cosa más y comprarlo; y si lo hacéis, por favor, ¡decidme qué os ha parecido!
senor-conejo-fabrica-chocolate senor-conejo-fabrica-chocolate senor-conejo-fabrica-chocolate
¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies