Close
Mi niño miente. Cómo tratar las mentiras

Mi niño miente. Cómo tratar las mentiras

Después de un parón de la sección de Psicología, volvemos a la carga con fuerzas renovadas. Y retomamos con un tema muy común y que nos preocupa a todos: las mentiras.
 
Little Panda aún es muy peque, pero ya vamos notando que, si bien no miente, hay veces que no dice del todo la verdad, por ejemplo: sabemos que se ha hecho caca, él está jugando tan feliz, le preguntas si tiene caca y te dice que no, solo para no tener que dejar de jugar para que le cambiemos.
 
Este ejemplo es una tontería, pero la mentira mal llevada puede llevar a casos más graves, como veremos más adelante. Hemos dividido este artículo en dos: hoy os contamos la teoría, y en el siguiente post Cristina nos traerá un caso práctico que está tratando actualmente.
                             —————————————————————————————–
Seguro que algunos papás estáis en esa crítica edad de los 3 y 4 años en la que los niños dicen que NO a todo, pegan o incluso mienten.
A estas edades su imaginación es muy vivaz y enérgica, están aprendiendo a expresar emociones de manera “controlada” y poco a poco aprenden a distinguir lo que es realidad de lo que no. Es en este punto donde nos vamos a centrar, y a daros algunas pautas para gestionar estas situaciones.
En esta etapa saben que mentir está mal, pero no tienen mucha experiencia y normalmente sus mentiras son muy evidentes y se les “pilla”.
Los niños mienten por las mismas razones que los adultos: evitar un castigo, o lo que es lo mismo, ocultar algo que has hecho mal, obtener alguna ventaja o algo positivo, llamar la atención, en ocasiones por demasiada exigencia o incluso por frustración. Mintiendo tratamos de conseguir lo que nosotros queremos; los niños aún no tienen esa conciencia de los adultos donde vemos las consecuencias negativas, pero sí saben diferenciar lo que está bien y lo que está mal.
Seguramente muchas veces observareis que pide perdón pero vuelve a mentir; es un aprendizaje evolutivo: “Sé que decir mentiras está mal, pero tal vez en alguna ocasión estoy obteniendo lo que quiero, y además esa conciencia de la que hablábamos aún no la tengo desarrollada, de modo que estoy aprendiendo que mis actos tienen consecuencias”.
Mi hijo miente, ¿qué hago?
En primer lugar, mantener la calma estar tranquilo y hablarle desde ese estado, ya que desde el enfado no conseguimos nada.
En segundo lugar, hazte una pregunta como padre o madre: ¿por qué ha mentido? Os invito a que hagáis esa labor de detectives e indaguéis si el motivo está en alguna de las razones que antes hemos dado: ¿ha hecho algo malo y no quiere que se le castigue? ¿Aún no distingue realidad e imaginación? ¿Está reclamando mi atención? ¡Seguro que dais con la respuesta!
Explicadle que hay que decir la verdad, trabajad con él bajo el concepto de honestidad, explicadle los beneficios de decir la verdad, y no solo la mala conducta que es mentir, debe entender que la mentira tiene efectos sobre los demás y sobre él mismo. Una herramienta para ayudarles a entenderlo son los cuentos relacionados con este tema, el que todos conocemos, Pedro y el Lobo es un buen ejemplo, El Gran Palacio de la Mentira o El Niño Súper Campeón son otros cuentos válidos para ello.
CONSECUENCIAS: poco a poco los niños deben entender que las mentiras tiene consecuencias para ellos y también para los demás, que se sienten mal cuando se les miente. Trabajad sobre las mentiras concretas que dicen y les resultará más fácil entenderlo. Es importante explicarles desde la emoción cómo se siente la persona a la que se ha engañado.
COMUNICACIÓN: es una palabra enorme en los tiempos que corren, cada vez nos comunicamos menos y/o de peor manera, o tal vez no nos hayan enseñado a hacerlo, pero debéis tratar de tener una comunicación sana con vuestros hijos, que antes de hacer algo que pueda llevar a una mentira os pregunten, os pidan permiso, etc., así entenderán los límites y normas y empezarán a seguirlos.
Cread un ambiente de confianza y seguridad, donde no les dé miedo contaros sus errores, sus problemas, y por supuesto no castigarles por ser sinceros, sino reforzar que han hecho bien en contároslo, así conseguiréis esa comunicación fluida y potenciaréis que no le dé miedo decir la verdad.
Dadle ejemplo, no le mintáis, hablad y explicadles las cosas. Tendemos a decirles alguna pequeña mentira cuando no pueden coger algo, no podemos ir al sitio que ellos quieren, etc. Tratad de decirles la verdad y el porqué de esa situación, ya que los niños, y más a esas edades, son grandes imitadores.
El mes que viene seguiremos indagando sobre el tema de la mentira, y os traeré un ejemplo práctico bastante extremo que estoy atendiendo en la consulta actualmente.
¿Vuestros peques mienten? ¿Es este un tema que os preocupa?
¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

2 thoughts on “Mi niño miente. Cómo tratar las mentiras

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies